Saber despedirse

Hoy, hace unas tres horas me enteré que la mamá de una buena colega había muerto.

Una buena colega a la que debo mucho, mucho y no habrá forma de agradecerle: por todo el conocimiento transmitido de una forma tan generosa durante mi continuo proceso de formación, por los múltiples almuerzos compartidos a la sombra de una ventana enorme que daba al jardín, por las conversaciones filosóficas, por ese humor y por esa pasión a la vida… Por la sonrisa constante, el intravenenoso, las galletas soda o maría, el atún enlatado, ese amor por la literatura y la urgencia de bebérsela toda.

Testigo silente de tantos buenos momentos.

Esta entrada es para vos, Ruth.

Me llamaron, hace unas tres horas. Y bueno, uno no espera este tipo de llamadas, bajo ninguna circunstancia. Quizá en algunas situaciones sean más probables estadísticamente hablando: si la persona en cuestión está internada y está grave. Pero en todo caso, uno no espera esa llamada. O al menos yo no.

En este punto tengo que ser honesta: yo no sé lidiar con la muerte. Esta llamada me recordó eso: yo no sé y a mí nadie ni nada me lo ha enseñado… La gente se muere, todos los días, yo lo sé. Era muy niña cuando mi abuela murió y no entendía nada. Mi tía era muy abstracta y muy lejana cuando murió: yo no pude llorar esas muertes; no pude entender el duelo de los otros. Yo no sé cómo lidiar con la muerte y con el dolor ajeno: ¿cuáles son las palabras que te van a hacer sentir mejor? ¿Cuál frase tiene menos cliché que la anterior? ¿Cuál es la palabra más honesta? ¿Qué espera oír la otra persona doliente? No lo sé…

Ante el hecho de que no sé lidiar con la muerte, espero que cuando me toque pueda contar una mano amiga, cualquiera, que me dé un vaso de agua para bajar el espesor de sales en la garganta y me siente para que vea el cielo, porque en ese momento cuando la muerte deje de ser un cuento y se materialiace y me abofetee, en ese instante, no sabré llorar, no sabré hablar…

Escribo porque no quiero hablar con nadie, porque no tengo a nadie con quién hablar y tampoco me interesa encontrar esa persona justo ahora. Me basta esta soledad, es generosa y abundante. Me encierro en mi espacio y hablo conmigo misma, pues ante los hechos inesperados a uno, o a mí, me da por pensar.

Escribo esta entrada porque es mi forma de decirte: ¡Ánimo, Ruth!

Foto tomada en el sur de Arizona, Estados Unidos,donde no queda duda de la definición de lo que es un desierto

Es mi forma de darte una mano amiga, como la que a mí me gustaría recibir. Es la manera más sencilla de darte ánimo, una forma para transmitirte fuerzas para continuar: la vida sigue, sigue… Es la forma que tengo ahora para decir que empiezo a entender, mucho más holísticamente, este asunto de las despedidas. Esta entrada es mi forma de decirte “Lo siento” y de verdad que lo siento mucho.

Un abrazo.

Anuncios

2 pensamientos en “Saber despedirse

  1. anaxili dice:

    Que dificil es dar un consuelo que no apeste a palabrería cliché chamuscada. Por más que uno sienta que las palabraas salen del corazón, no hay manera de quitarles ese look de demasiado usadas.
    Yo tampoco sé cómo idiar con la muerte o con la pérdida de una persona importante en mi vida. Evidentemente, aún no sé como despedirme de seres queridos y definitivamente no sabré qué voy a hacer el día que tenga que lidiar con esa primera muerte…
    Sin embargo, me uno a vos en el sentimiento hacia Ruth. Tengo una masa de amor, tristeza y muchos abrazos para ella.

  2. Ruthie dice:

    Mis queridas compañeras, más que nunca las siento cerca de mi ser. Estas sinceras palabras me alivian el alma pues me siento que formo parte del grupo y eso siempre ha sido mi deseo. En verdad, muchas cosas han quedado atrás, pero pienso que, en cierta forma, mucho de lo que compartí con ustedes estaba complementado con lo que aprendí de papá y mamá. Pienso que soy una persona reservada, un poco tímida y muchas veces, eso no me permitió ir más allá, pero me alegra que algo de mí haya llegado a ustedes, más aún, que de forma tan dulce a través de sus palabras se me permita recibirlo en estos momentos.
    Me siento feliz, muy feliz, ¡gracias compañeritas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s