Si yo estoy aquí y vos estás acá

por una hora, por dos, 20 minutos, una sonrisa, una mirada desde el otro lado de las sillas mecedoras. Quizá mañana. Hoy tal vez no. En dos días, en un viaje al extranjero en un mes o en dos.

Si estamos hechos literalmente de polvo de estrellas eso significa una cosa: estarás en todas partes: no habrá diferencia de átomos entre los tuyos, los míos, los de la taza de cerámica, los de los libros de pájaros, las fotografías de polillas y el café que viaja por mis vísceras.

Y aún así, no estás acá.

Entonces, ¿de qué estamos hechos realmente? ¿Qué es lo que añoro, que es lo que no está aquí? ¿De qué está hecha esa ausencia? Si hablamos de la realidad, de nuestra realidad compartida llegamos a un consenso: no queremos más imperiales y no hay bavaria negra y nos gusta esta conversación aunque yo a veces no sepa cuáles palabras utilizar. No sabemos qué pasa en Japón ahora mismo y aunque tengamos amigos allá no sabemos si eso realmente existe: porque no es nuestra realidad y así, así sucesivamente para los otros nosotros no existiremos, por vago y flojo que suene este argumento.

La pregunta será ¿en cuántas realidades estamos? ¿Cuántas diferentes realidades habremos vivido y cuántas más por vivir, solos o acompañados? ¿A cuántas otras realidades hemos renunciado por esta? ¿Cuántos “yoes” de nosotros han muerto? ¿Cuántas veces hemos muerto? Porque yo hasta en sueños he sido asesinada y la muerte siempre ha estado presente y nos hacemos amigas, y nos dejamos de hablar y nos saludamos y me pregunto cuándo será esa vez en que deje de ignorarme por completo.

La pregunta que realmente podría romper esa quietud del agua en el estanque es cuestionarnos si habremos tomado la decisión correcta bajo el peso de una posible culpa escondida en los pliegues de la camisa o del miedo de saber que no habrá repetición de este momento y podríamos arruinarlo todo y obtener otro resultado. Para bien o para mal, la cuestión no es sobre átomos y ausencia es sobre la levedad y el peso. Y solo para añadir, quizá esto solo sea una cadena infinita de coincidencias encadenadas, pero aún así, no estás aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s