State of Independence

Puedo considerarme a mí misma adulta y estoy sorprendida. Esperaba ese estado para la próxima década pero ha decidido adelantarse y así, un 28 de marzo, aproximadamente me di cuenta de que me gustaría ser madre: a pesar de la deformación del cuerpo, a pesar de los dolores de parto, a pesar de tener que renunciar a largas noches de sueño. A pesar de eso, sentí y sigo sintiendo la necesidad de transmitir el poco conocimiento que he logrado, relativamente, entender.

Llegará a pasar? Lo más probable es que quién sabe. Pero lo que sí es cierto es que quiero escribir mi estado de independencia a raíz de una discusión con alguien que me gustaría considerar amigo cercano pero cuyos muros y las diferencias culturalesde los dos nos limitan a estar cada quien en su propio charco, bien demarcado eso sí, como terreno minado. También es alguien con quien mi paciencia disminuye como la líbido ante la idea de tirarme 10 hora de películas semana santeras sin birra, sola, con calor mientras Moisés sigue nadando en su barca improvisada.

Parte de la charla postenojo apocalíptico capaz de destruir todo a 10 kilómetros  a la distancia, incluyó la frase de no sé qué quiero hacer con mi vida, pero sí sé que no quiero y de eso se trata mi tratado independentista.

  1. No quiero gente muerta. Y por muerta me refiero a la gente que todos los días va a una oficina para tener más dinero y guardar las apariencias comprando una casa más grande, pero no sabe lo que es la pasión. No sabe lo que es sentirla. No quiero gente muerta que no tiene curiosidad por la vida alrededor. No quiero gente que no entiende la belleza y la poesía encerrada en la ciencia.
  2. No quiero gente religiosa que necesita escudarse para no responsabilizarse de sus propias acciones. No quiero gente religiosa con doble moral. No quiero gente religiosa que intenta convencerse a sí mismo de la belleza y pureza de su propio estado al tratar de convertir al otro.
  3. No quiero gente arrogante, no quiero gente que pretende saberlo todo.
  4. No quierro gente que use el sarcasmo para evitar que otras personas se acerquen a ellos. No quiero el sarcasmo como un muro, quiero un sarcasmo inteligente, muy inteligente.
  5. No quiero gente insegura.
  6. Ni tampoco que sea egoísta. Egoísta con mi tiempo.
  7. No quiero gente con muros, estoy cansada de eso.
  8. No quiero gente que no aprecie el arte ni gente que sea incapaz de construir o crear nada.
  9. Quiero gente que sepa abrazar y sonreír con honestidad. Y si sabe besar con abandono, como si el mundo se fuera a acabar mañana, yo…
  10. Quiero gente cálida, por dentro y por fuera.
  11. Quiero gente honesta, con los demás y consigo mismos.
  12. Quiero gente humana. Frágil y humana, que haya llorado toda la noche, que se haya sentido derrotada, que se haya sentido completamente sola y desamparada. Quiero gente fuerte capaz de reconstruirse a sí misma, una y otra vez.

De no ser así, pido mi independencia de su persona.
Garantizo tratados de paz unilaterales, pero no compartiré mi chocolate por las noches.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s