2013… ¡Gracias por tanto!

El recuento. De por qué el 2013 ha sido un año espectacular. Y de por qué el 2014 no debería ser menos.

  • He viajado, he viajado, he viajado, he viajado… Un nuevo continente, cuatro países nuevos: Nicaragua, Alemania, República Checa y Hungría. Tantos más por ver. He viajado de Norte a Sur y de Este a Oeste en Costa Rica. Ahora solo siento esa ansiedad y las cosquillitas de empezar a buscar tiquetes aéreos, otra vez; de buscar un nuevo destino.
  • La felicidad que da volver.
  • La felicidad que da irse.
  • Ser incapaz de aburrirme.
  • Vivir lejos, viajar sola, leer mucho, pasar mucho tiempo consigo misma (que no a solas). Conocer gente, exponerse a otras situaciones, salir de la zona de confort. Aceptar lo que se tiene que aceptar. Dejar ir. Hay algo parecido a la paz,  a esa sensación de no tener que demostrarle nada a nadie, ni a mí misma. El camino a la vejez parece prometedor.
  • Aprender ¡y tanto!
  • Enamorarme, desenamorarse. Volver a enamorarse.
  • Llenarse de ilusión.
  • Relacionado con lo anterior: la gente hermosa que he conocido. Mi agradecimiento a los extraños que conocí durante este año y que me ayudaron de una otra forma; a los que recuerdo y a los que no. La gente del apartamento de Praga, los amigos de mis amigos en Hungría, el francés que conocí en Alemania, a la prostituta con tacones en la montaña, al inglés que me alegró el último día en Berlín, la chica de las trufas en Frankfurt, al croata que me puso en la otra orilla, a los españoles uno más loco que el anterior… ¡Cojonudo! La gente de la montaña que me han ayudado tanto. Los voluntarios, los profesores, los turistas, los locales, las familias. ¡Qué montón de gente buena hay en el mundo!
  • Los amigos. Cada vez son menos, cada vez son más cercanos y más entrañables. Sacan el ratito para verte, te llaman, te preguntan cómo estás. Uno responde de igual manera. Esa es la familia que he ido armando y es preciosa. De igual manera, aceptar a la gente que ya no es tan cercana, cada quien se arma su vida y decide con quién compartirla.
  • Las cosas ricas que me he comido.
  • Las cervezas y los licores. Los chocolates y los placeres.
  • Saber que los deportes extremos no son lo mío: ni el rafting, ni el canopy, ni surfear, ni andar a caballo…
  • Saber que lo hice, que llegué, que lo logré ¡y qué me quiten lo bailado!
  • Empacar, desempacar. Volver a empacar. Volver a desempacar. Ordenar, limpiar.
  • Básicamente he hecho lo que me ha dado la gana.
  • Examen de candidatura: listo. Ahora solo falta terminar la tesis. ¡Casi nada!
  • Comprar los libros de los autores que siempre he querido. Empezar a tener una biblioteca digna y de calidad.
  • Sobreponerme a todos los problemillas de salud que han aparecido en el camino. Por ahora, todo bien.
  • Disfrutar de las caricias del sol y de las olas del mar.
  • Tener un buen trabajo.
  • y mi favorito: mandar a tomar por saco todo lo que no vale la pena ser recordado.

¡Que el 2014 se venga con todo! ¡Feliz año nuevo, que sea muy bueno para todos ustedes!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s