Vida de viajera

Me dio mucha pereza sacar el celular y pedirle espacio a la chica de al dado para tomar una foto al atardecer. A mi izquierda un adolescente con el que no hice demasiada simpatía. Estaba cansada y no quería actuar de turista esta vez, aunque aquí cada vez que alguien me conoce me pregunta que si soy tica. Especialmente los hombres, a las mujeres nunca les ha importado mi nacionalidad.

Era un atardecer hermoso…

pc284144b

Esto es lo más parecido… Evidentemente, la fotografía no es mía.

 

Me di cuenta que no tenía a nadie con quién compartir esa belleza. Me di cuenta que era yo con mi mochila al hombro, la chaqueta impermeable, mis zapatos y este par de ojos para que pudieran capturar el momento y nada más. Esas largas conversaciones conmigo misma. Me sentí vacía de otredad, pero con la calma de un atardecer silente sobre el océano Pacífico. Esta es la vida que he escogido: eternamente de viaje, de un bus a otro, de un lugar al siguiente, sin una cama fija por más de tres meses. No estoy hecha para trabajar 8 horas diarias en un cubículo, sentada frente a una computadora. Cambiar la ropa según el clima, resignarse a dejar muchas cosas y muchas personas en diferentes partes. No saber cuándo será la próxima vez…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s