Beer Factory Inc

2013-06-08 22.06.12

Todo empezó con un post de facebook de una amiga que dio pie para  un antojo visceral.

Bueno, para rendirle tributo a la verdad todo empezó cuando allá en medio de la montaña en Monteverde descubrí que me gustaba una cerveza, que como bien me dijo Miguel, es una cerveza belga pero para mujeres: Belle Vue Kriek Lambic.

Esta cerveza hecha con una variedad peculiar de cerezas agrias belgas  simplemente me trae muy buenos recuerdos (desde que la probé por primera vez no he querido parar de beberla) y quizá Miguel tenga razón: puede que sea una cerveza para mujeres porque lo último que se me viene a la cabeza es que esté tomando cerveza, más bien parece un jugo de esos, refrescantes.

Para no cansarlos con la historia, una de mis amigas posteó una entrada en muro de facebook en el cual decía que estaba en X lugar. Al investigarlo y ver la galería de fotos vi que tenían este zumo de los dioses. No solo la vendían embotellada sino que también la tenían en grifo. Y desde entonces no hubo vuelta atrás.

Me fui con otra amiga a explorar el lugar: Beer Factory Inc. Admitidamente el hecho de que no tenga un letrero afuera no colabora con que uno lo localice fácilmente y como tiene una semana o algo así abierto la gente de los alrededores tampoco parece conocerlo y mucho menos con un nombre en inglés. (Según uno de los chicos que trabaja en la barra la inauguración está por hacerse y hasta donde pude captar no han dado señales de que vaya a ser un evento digno de ser recordado, al menos, no me supo decir si iban a tener una oferta: eso es lo que llamamos mal marketing ya que el cliente llegó tratemos de que siga llegando.)

Tampoco colabora el hecho de que el primer letrero esté estampado en una pared interior sobre tinta negra en una pared roja burdeos, vamos que soy miope. Pero bueno, la dirección no es tan compleja y sigue todas las señas y reglas de las direcciones a la tica: 100 mts al norte del antiguo Hoxton. Y eso no es suficiente le damos otra: 600mts al norte del Bagelmens (este nombre lo tienen mal escrito en su perfil de facebook) de Los Yoses, Barrio Escalante, San José Costa Rica.

El ambiente es bueno, la atención genial. Mi única queja será para la chica que esa noche tenía anteojos, jeans y blusa negra: si un grupo de clientes está reunido hablado no se vale pasar por el medio moviendo los hombros y las caderas como comparsa brasileira. No se vale porque estás interrumpiendo y porque alrededor de nosotras lo que sobraba era el espacio y la oportunidad de quemar unas cuantas calorías más caminando.

La decoración del lugar es buena, pero no me atrapó totalmente: excepto el salón en el que tienen una muestra de todas las cervezas del lugar: ese sí que era mi paraíso. No entiendo los recipientes plásticos de colores a la entrada, yo que ellos hubiera colocado botellas, vamos que Pinterest te da muy buenas ideas y quizá más acorde al lugar. Los baños con su puertas internas de colores son bonitos y alegres y el espejo hecho a partir de una puerta puesta horizontal es una idea bonita. Curiosa la idea del salón con columpios: no más para cuatro personas. Interesante la idea del salón en el patio exterior: para un grupo de amigos está perfecto. La mesa de pool y el futbolín me han gustado también; pero no sé hasta qué punto sea buena idea tener una mesa de pool tan cerca de otras mesas donde se sienta la gente. Los asientos tipo banca en las mesas no son necesariamente de lo más cómodo: no invita a quedarse mucho tiempo degustando cervezas, arreglando el mundo…  Las pantallas alrededor me hicieron sentirme en un bar más de los muchos que se autodenominan “sports’ bar”. Pero tampoco tengo idea de qué cosas podrían transmitir en un bar de este tipo que desde el nombre y el menú se nota que no son más de lo mismo.

A pesar de que el nombre con el que se denomina aparte de bar sea restaurante, la oferta gastronómica es limitada: pocas entradas, tres hamburguesas y dos postres. A pesar de que en su perfil de facebook anuncian “la hamburguesa japonesa” por más que la busqué en la sección de hamburguesas no la pude encontrar. Lo mismo pasó con la versión hawaiana con coco… Sin embargo sí probé la hamburguesa de la casa: deliciosa. Lamenté que de acompañamiento me dieran las mismas papas de la entrada, solo que con otra salsa cuyo sabor para mi gusto era bueno, pero la textura mala: muy espesa y para unas papas tan blandas, era complejo. Si fuera yo, esas papas pasarían por un sartén con mantequilla y hierbas para que quedaran más crujientes y aromatizadas. Precio de las comidas: las hamburguesas rondan los 6000 colones ($12), un precio digamos no necesariamente barato.

Cortesías para los clientes: nulas. A pesar de que me hacía ilusión la propaganda con foto incluida en el facebook: “Palomitas con Romero y Parmigiano de entrada gratis para todos los clientes!!!” Pues no, no las esperen. De eso no hay. O por lo menos no para mí.

Bebidas: solo con el nombre uno sabe a lo que va: a tomar cerveza. Prepare su bolsillo para pagar más de 3000 colones ($6) en promedio por cervezas extranjeras. Mi queja: que son cervezas que puedo comprar en el supermercado con un 20% o 30% menos del precio… Mi amada Belle Vue Kriek Lambic en botella cuesta 3750 en el Automercado, acá costaba 5000 sin impuestos (6150, es decir, 2400 más).

 

2013-06-08 20.03.27

La sección de cocteles es interesante, pero será para la próxima.

 

 

Valoración final: para ser restaurante no tiene ni la mitad de productos que debería tener, precios elevados, servicio excelente, variedad de cervezas: ¡que aumente por favor! Habrá que darle tiempo al tiempo y ver cómo evoluciona este lugar a ver si se convierte en un bar distinto de los demás, uno con pretensiones de ser diferente o uno que sencillamente lo sea.